Instituto municipal de hacienda barcelona

El escenario urbano post-COVID en China, a debate

57Integradas en promociones de alquiler del Instituto Municipal de Vivienda y Rehabilitación (IMHAB), estas residencias están diseñadas y adaptadas para su uso por personas mayores de 65 años que carecen de vivienda en propiedad y gozan de cierta autonomía.

Los servicios que se ofrecen incluyen conserjería, teleasistencia, ayuda a la limpieza y apoyo personal en el desarrollo de las actividades diarias por parte de profesionales especializados, con el objetivo de mantener una vida autónoma en un alto grado y durante el mayor tiempo posible.

Las promociones residenciales gestionadas por OHL Servicios-Ingesan son Habitatges amb Serveis de Torre Julia; Habitatges amb Serveis de Marina, Favencia i Cibeles; Equipament Pau Casals, y Glories I y II, todas ellas a petición del Ayuntamiento de Barcelona.

Infraestructura alimentaria para alimentar a las ciudades | 20 de octubre de 2021 (EN)

Barcelona es considerada un referente en iniciativas de economía colaborativa y de bienes comunes y trata de plantar cara a las corporaciones de las plataformas digitales. En este artículo nos adentraremos en algunos casos y acciones políticas por y en la ciudad en los últimos 5 años.

Por debajo ya existía un rico ecosistema de comunidades locales, redes y empresas que construían infraestructuras colectivas de abajo a arriba, desde redes inalámbricas comunitarias, makerspaces, comunidades de reparación y reutilización de materiales, grupos de consumo local de alimentos ecológicos, etc. Un ecosistema caracterizado por modelos de gobernanza del procomún y basado en gran medida en la economía social y solidaria (que representa aproximadamente el 8% de todos los empleos de la ciudad).

Mientras que el entonces nuevo gobierno de la ciudad daba prioridad a una economía social y solidaria cooperativa, en el ámbito de las plataformas tecnológicas y la “economía colaborativa” esto era mucho más difícil de lograr. En 2016, los principales concejales implicados en la innovación tecnológica, la cultura y la economía social y solidaria invitaron a representantes de la economía colaborativa del procomún a trabajar juntos. Se formó un grupo de trabajo de expertos llamado BarCola, que ha participado en algunos de los programas y eventos que se mencionan a continuación. El Instituto del Conocimiento Libre fue una de las partes que firmó su constitución con el Ayuntamiento de Barcelona y junto con otras organizaciones de la sociedad civil (Fundación Guifi.net, UOC/Dimmons, Ouishare).

Ursula Mello (BSGE) – Seminarios SBE de Economía Aplicada

Por supuesto, los debates comprenden implícitamente el contexto más amplio de las decisiones gubernamentales y las maniobras (geo)políticas y, por tanto, incluyen una crítica a las medidas de austeridad, los déficits democráticos y el autoritarismo. Esto se representa en la reivindicación del derecho a la ciudad, “no como un derecho a lo que ya existe, sino como un derecho a reconstruir y recrear la ciudad (…) que erradique la pobreza y la desigualdad social (…)”. En otras palabras, el derecho a la autodeterminación y al compromiso en la creación de lo que Arjun Appadurai llama horizontes colectivos.

Para hacer realidad este derecho, el proceso de creación del plan municipal y de distritos del gobierno (Pla d’Actuació Municipal (PAM) y Plans d’Actuació dels deu districtes de la ciutat (PAD) fue diseñado para ser lo más participativo posible. A lo largo de un mes y medio se celebraron alrededor de 300 asambleas en toda Barcelona. Expertos y vecinos, jóvenes y mayores participaron por igual en la asamblea para crear propuestas concretas para su espacio urbano común.

Parte 2/4 – Tercer taller de formación Interreg PROGRESS

Además, Barcelona está luchando contra los desafíos socioeconómicos, como la injusticia ambiental relacionada con los desafíos climáticos, la mala calidad del aire y la inseguridad alimentaria. La injusticia medioambiental se refiere al acceso desigual a los espacios verdes y a la gentrificación verde. Esto se debe al aumento del coste de la vivienda, del valor de la propiedad y del capital privado en las zonas en las que se ha creado o mejorado la vegetación. Como consecuencia, los residentes y las pequeñas empresas con bajos ingresos pueden verse obligados a abandonar sus barrios. El Laboratorio de Justicia Ambiental y Sostenibilidad Urbana de Barcelona (Anguelovski et al., 2017) ha analizado la tendencia a la gentrificación verde relacionada con 18 nuevos espacios/parques verdes. Los investigadores descubrieron que la gentrificación verde en los barrios socialmente vulnerables es un fenómeno complejo que depende del contexto, así como del entorno construido existente. La gentrificación verde en Barcelona fue más fuerte en las zonas más deseadas situadas cerca del área central o de la costa. Por el contrario, la baja gentrificación verde en otras zonas puede estar relacionada con la distancia de los servicios culturales y el centro de la ciudad. Las personas con mayor riesgo de gentrificación en Barcelona son los hogares con ingresos bajos y medios y las poblaciones inmigrantes procedentes del Sur Global.

Teo Santillán

Volver arriba