Instituto nacional de ciberseguridad mexico

Estrategia digital nacional México

Un obstáculo clave para una mejor regulación es el actual gobierno de López Obrador, que ha seguido activamente una estrategia de debilitamiento de los organismos reguladores no ejecutivos, incluido el IFT. Además de aplicar recortes presupuestarios a estos organismos, el presidente López Obrador no ha sustituido a los comisionados del IFT que se marchan o se jubilan. El Senado mexicano tiene poco poder para remediar el problema, ya que sólo puede aprobar los candidatos presentados por el presidente, que aún no ha presentado ningún sustituto para estos puestos.

El futuro de las TIC en México depende del crecimiento en varias áreas clave: capital físico, capital humano e innovación tecnológica. La primera, el capital físico, implica abordar la cuestión crítica de la conexión de las personas a Internet. En enero de 2021 había 92,01 millones de usuarios de Internet en México (el 71% de la población), pero hay millones más que siguen sin un acceso a Internet asequible o estable. En segundo lugar está el capital humano, que incluye la formación de los trabajadores en ciberseguridad y la promoción de una mentalidad digital más amplia dentro de las empresas. En tercer lugar, para competir en una economía cada vez más digital, México necesita la innovación tecnológica para crecer y escalar las iniciativas en computación en la nube y datos, especialmente en la academia y el sector privado. Las políticas y estrategias futuras para la regulación de las TIC en México deben estar orientadas a los datos si quieren lograr una América del Norte más competitiva.

Estrategia de ciberseguridad en México

cubre temas comunes en las leyes y regulaciones de ciberseguridad, incluyendo los delitos cibernéticos, las leyes aplicables, la prevención de ataques, los sectores específicos, el gobierno corporativo, los litigios, los seguros y las facultades de investigación y policía.

Asimismo, el Código Penal Federal establece que la persona que, con o sin autorización, modifique, destruya o provoque la pérdida de información contenida en los sistemas o equipos informáticos de las instituciones de crédito protegidos por un mecanismo de seguridad, será sancionada con prisión de hasta seis meses a cuatro años, así como con una multa.    Además, la persona no autorizada que conozca o copie información de los sistemas o equipos informáticos de las entidades de crédito protegidos por un mecanismo de seguridad será sancionada con prisión de tres meses a dos años, así como con una multa.

El Código Penal Federal no prevé ninguna definición, o similar, para este delito.    Sin embargo, el artículo 427 quáter incluye penas de prisión de seis meses a seis años y multa a quienes presten servicios al público destinados principalmente a eludir una medida de protección tecnológica eficaz de cualquier obra de autor (incluido, por supuesto, el software).

Leyes de encriptación de México

Como ha demostrado el reciente aumento de los ataques de ransomware contra infraestructuras críticas, el panorama de las amenazas ha traspasado el mundo digital al físico. Con el gobierno federal de EE.UU. aumentando su inversión en la nube híbrida, los nuevos enfoques para la ciberseguridad deben centrarse en la protección tanto de los sistemas como de los datos, independientemente de dónde se encuentren, ya sea en las instalaciones, en la nube o en el borde.

Mientras las agencias del gobierno federal toman decisiones para sus estrategias a largo plazo, un estudio realizado revela que la ciberseguridad es tanto la razón principal por la que los líderes de TI del gobierno están modernizando sus infraestructuras de TI como la principal barrera para el cambio.

Instituto nacional de ciberseguridad mexico 2021

Bangladesh obtuvo nuevas puntuaciones en Análisis e Información de Ciberamenazas, Protección de Servicios Esenciales y Gestión de Cibercrisis, mientras que se actualizó la información existente en otros indicadores.

Los siguientes indicadores de Ucrania recibieron nuevas pruebas: Supervisión periódica de las medidas de seguridad, sellado de tiempo, ejercicios nacionales e internacionales de gestión de crisis cibernéticas. También se actualizaron las pruebas existentes.

Presenta nueva información, y por tanto ha mejorado, en los siguientes indicadores: Creación de Capacidades de Ciberseguridad para otros Países, Norma de Ciberseguridad para el Sector Público y su correspondiente Autoridad de Supervisión, Requisitos de Ciberseguridad para los Operadores de Servicios Esenciales, Responsabilidad de la Notificación de la Respuesta a Incidentes Cibernéticos, Punto de Contacto Único para la Coordinación Internacional, Ejercicios Nacionales de Gestión de Crisis Cibernéticas y Unidad de Operaciones Cibernéticas.

Además, se actualizó la información en los siguientes indicadores y capacidades: Unidad de Política de Ciberseguridad, Estrategia de Ciberseguridad, Informes Públicos de Ciberamenazas que se publican anualmente, Organización Internacional de Ciberseguridad que acoge el país y Ciberoperaciones Militares.

Teo Santillán

?>