Instituto nacional de la seguridad social salamanca

Edilia Mendoza: El sueño de la paz

Luís Vicente es técnico superior en aTOPlab – Laboratorio de Tecnología Asistencial y Desempeño Ocupacional de la Escuela de Ciencias de la Salud, Gestor de Casos en el Proyecto 100% IN® e investigador colaborador en ciTechCare – Centro de Tecnología Innovadora en Cuidados y Salud de la Politécnica de Leiria. Es licenciado en Profesorado de Educación Básica, variante de Educación Musical, postgraduado, con formación especializada y Máster en Educación Especial en el Ámbito Cognitivo-Motor, por la Escuela de Educación y Ciencias Sociales de la Politécnica de Leiria. Actualmente es doctorando en «Formación en la Sociedad del Conocimiento» en la Universidad de Salamanca.

Ha recibido el Premio de Ciencias Sociales y Humanas – 2021, por el trabajo «Inclusión Social: Evaluación de la Accesibilidad en los Equipamientos Sociales. Un Estudio de Caso», en el marco de su maestría, otorgado por el Ministerio de Trabajo, Solidaridad y Seguridad Social y el Instituto Nacional de Rehabilitación, I.P.

Colombia asegurando la paz: Lida Emilse Paz

El Hospital Universitario de Salamanca es un hospital terciario, con 903 camas para pacientes agudos y 110 camas para estancias más largas. Con hasta 45 servicios médicos y hospitalarios, el Hospital Universitario aborda todas las áreas de la asistencia sanitaria y presta sus servicios a 300.000 habitantes dentro de los 36 distritos sanitarios de la región. El hospital cuenta con una Unidad de Educación que realiza prácticas clínicas para la Facultad de Medicina y la Escuela de Enfermería y Fisioterapia, pero también para los estudiantes de postgrado. En la actualidad, el Hospital Universitario sigue creciendo: se está construyendo una nueva ala para crear el Complejo Hospitalario de Salamanca, con muchas posibilidades de crecimiento, no sólo desde el punto de vista asistencial, sino también para la investigación clínica y traslacional.

El Hospital Universitario tiene una contrastada trayectoria en investigación. El 27 de julio de 1992, el Fondo de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social creó una Unidad de Investigación Clínica y Experimental. La Unidad de Investigación administra, coordina y gestiona todos los proyectos de investigación de los numerosos grupos de investigación del centro que se financian a través de subvenciones públicas nacionales y regionales. En 1998, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) puso en marcha el programa «Contratos de investigación para el Sistema Nacional de Salud» para fomentar la creación de grupos establecidos y competitivos dentro de los hospitales. Desde su constitución, el HUS ha acogido a investigadores de este programa, junto con investigadores del programa Ramón y Cajal.

¿Pueden la diversidad, la equidad y la inclusión traer la paz?

Rosa Emilia SalamancaRosa Emilia Salamanca está construyendo el camino hacia la paz en Colombia defendiendo los derechos de las mujeres. Es directora del Instituto de Investigación y Acción Social y Económica (CIASE), una organización que trabaja por la paz, los derechos humanos y la democracia desde una perspectiva feminista. Como parte del movimiento de mujeres en Colombia, la Sra. Salamanca ha trabajado intensamente en el proceso de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, contribuyendo a uno de los acuerdos de paz más inclusivos del mundo. La Sra. Salamanca facilita el diálogo y genera estrategias para mantener la paz como mediadora en el Colectivo de Mujeres por la Paz y la Seguridad para la Reflexión y la Acción. El colectivo reúne a 100 mujeres de más de 50 organizaciones colombianas para presionar juntas por el fin del conflicto a pesar de sus diversas herencias políticas, sociales, económicas y étnicas. «Cuando se construye una nueva arquitectura para la sociedad», dice la Sra. Salamanca, «la paz consiste en reconocer la diferencia más allá de dejar las armas».

Conversación con Rosa Emilia Salamanca

Para determinar la dirección de la causalidad y las diferencias por sexo entre el trastorno depresivo mayor (TDM) y los resultados del mercado laboral en la población estadounidense, utilizamos modelos de ecuaciones estructurales por separado para hombres y mujeres para evaluar prospectivamente la interdependencia de la depresión y los resultados del mercado laboral en los Relevamientos 1 (2001-2002) y 2 (2004-2005) de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre el Alcohol y las Condiciones Relacionadas. El diagnóstico de MDD utilizó los criterios del DSM-IV. Encontramos que el MDD en la Ola 1 predijo estar fuera de la fuerza laboral para los hombres en la Ola 2 (p = 0,006) y estar en la fuerza laboral en la Ola 1 se asoció con una menor probabilidad de MDD en la Ola 2 (p = 0,049). Entre los hombres en la fuerza de trabajo, el TDM en el Ciclo 1 se asoció negativamente con el empleo en el Ciclo 2 (p = 0,047), y el empleo en el Ciclo 1 se asoció negativamente con el TDM en el Ciclo 2 (p < 0,001). En el caso de las mujeres, no hubo asociación entre el TDM y la participación en la fuerza laboral. Sin embargo, entre las mujeres que formaban parte de la población activa, el TDM en el ciclo 1 se asoció negativamente con el empleo en el ciclo 2 (p = 0,013) y el hecho de estar empleado en el ciclo 1 se asoció negativamente con el TDM en el ciclo 2 (p < 0,0001). Estos resultados indican que el TDM y los resultados negativos del mercado laboral están asociados entre sí en ambos momentos, pero los efectos difieren según el sexo. Para reducir la carga económica y social del MDD, estas diferencias deben ser consideradas en la práctica clínica, la rehabilitación profesional y el diseño de políticas sociales.

Teo Santillán

Volver arriba