Instituto nacional del agua argentina

La asociación entre Israel y Argentina por el medio ambiente

La reunión sobre el clima COP27 no logró dar los pasos audaces que se necesitaban, pero todavía hay algunos signos alentadores. Un ejemplo es que el agua fue más visible que nunca en toda la reunión y por primera vez llegó a la declaración final de una COP sobre el clima. Es de esperar que empecemos a ver un avance real del agua en la acción climática, que es indispensable para hacer frente al calentamiento global.

La crisis del agua es una de las mayores amenazas para la vida en la Tierra, pero hay soluciones. Infórmate sobre cómo podemos gobernar el agua de forma más sostenible para hacer frente a los retos más graves del planeta, como la crisis climática, la seguridad alimentaria y la pérdida de biodiversidad.

El impacto de la legislación de protección de los glaciares en Argentina y

Según el último informe del Instituto Nacional del Agua (INA) de Argentina, la situación de la bajante del río Paraná ha mejorado notablemente, pero sigue estando por debajo de las cifras históricas.

El documento indicó que el río se mantuvo 1,5 metros por debajo de lo normal en Rosario, aunque 1,36 metros más que hace un año. El aumento más notorio se registró desde la confluencia del Paraná con el río Paraguay hacia el norte, luego de las constantes lluvias registradas desde el 26 de mayo.

La Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA), en su informe semanal de «Eventos Meteorológicos Destacados», incluyó estos datos del INA, que muestran cierto alivio para el sector agroindustrial en cuanto a las perspectivas para junio de 2021, aunque lejos de lo normal, ya que los niveles hidrométricos continúan en aguas bajas.

En el Gran Rosario, donde se encuentra la zona portuaria clave para el agro, el promedio para este mes «estaría 1,51 metros por debajo del nivel normal, pero 1,36 metros por encima de junio de 2021,″ destacó el documento al tiempo que señaló que «se registró una limitada onda de crecida en el estuario en la noche del 10 de junio, sin alterar significativamente el cuadro de niveles bajos en todo el Delta. La situación sigue caracterizándose por niveles del río muy por debajo de lo normal».

Agua de Buenos Aires

El río Paraná ha descendido otros tres centímetros en las últimas 24 horas frente a la antigua capital de Argentina que lleva su nombre (1853-1860) para un total de 17 centímetros por debajo del nivel del mar.

Se trata de una vía fluvial clave para la exportación de productos agrícolas desde el puerto argentino de Rosario, así como para el acceso de Paraguay al océano. La situación actual es la peor de la historia para la navegación desde que alcanzó los -1,40 metros en 1944.

La bajante actual mantiene al río muy por debajo de su media de 3,10 metros en julio por la ciudad de Paraná, actualmente, capital de la provincia de Entre Ríos, donde el río alcanzó 0,50 metros en 1971, y 0,0 en 1970 y 2020.

El Instituto Nacional del Agua (INA) de Argentina ha pronosticado que «persiste un panorama claramente desfavorable al 30 de septiembre, con cierta probabilidad de extenderse a los cuatro meses siguientes, por lo menos».

El INA también señaló que el mes de julio será «especialmente crítico» para «las tomas de agua para consumo urbano, para la refrigeración de plantas de generación eléctrica y procesos industriales». También advirtió de problemas en «la navegación fluvial, la fauna piscícola, la estabilidad de las riberas» y «la exposición a incendios en riberas e islas».

Foro de Investigación Climática del PMIC – América del Sur – Día 2

El curso incluyó una formación avanzada en el Modelo de Análisis de Sistemas Fluviales (HEC-RAS), un sistema de software gratuito para el cálculo de perfiles de la superficie del agua, cálculos de transporte de sedimentos y análisis de la calidad del agua. A continuación, se introdujo a los participantes en el Modelo de Funciones del Ecosistema de HEC (HEC-EFM), una herramienta de planificación gratuita que ayuda a analizar la respuesta del ecosistema a los cambios en el régimen de caudales. Además, los instructores trabajaron con varios modelos HEC-RAS que los participantes habían traído durante el almuerzo, los descansos y la noche. También se reunieron por separado con representantes de la división de aguas del Ministerio de Infraestructuras argentino.

Los aproximadamente 45 asistentes procedían de seis países, de los cuales aproximadamente la mitad eran estudiantes de posgrado y profesores de la UNLP y otras universidades, y la otra mitad ingenieros en ejercicio del sector público y privado.

Teo Santillán

Volver arriba