Instituto para el desarrollo social argentino

Profesor Marcelo Gustavo Kohen, candidato a

¿Puede Argentina cumplir con los ODS de la Agenda 2030? La aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible coincidió con la elección del nuevo Gobierno del Presidente Mauricio Macri en Argentina. Los primeros seis meses de la administración del Presidente Macri revelan un fuerte cambio de política que tendrá un impacto significativo. En este contexto, la evidencia muestra que con las políticas actuales no sólo no se cumplirán los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados en la Agenda 2030, sino que se producirá un importante retroceso en cuanto a los logros sociales y ambientales de la década anterior.

Preservar los avances sociales y el bienestar alcanzados hasta la fecha y coordinar las acciones críticas es esencial a la luz de un nuevo giro neoliberal que parece sentar las bases para una mayor desigualdad social y contaminación ambiental. Por lo tanto, el conjunto de foros de participación activos del país (sindicatos, organizaciones comunitarias y de la sociedad civil) deben revisar sus posiciones y establecer objetivos comunes en línea con los ODS.»

The SDGs: A new politics of transformation?

2012. Conditional cash transfers in Chile: a positive evaluation of the Ethical Family Income program. In Economic development and poverty in Latin America: the role of social plans. Madrid: Asociación de Iberoamericanos por la Libertad. 165-90. http://www.hacer.org/pdf/IDE13.pdf

Huber, Evelyne, and Stephens, John D.. 2000. The Political Economy of Pension Reform: Latin America in Comparative Perspective. Occasional Paper. May. Geneva: United Nations Research Institute for Social Development. http://www.unrisd.org/80256B3C005BCCF9/(httpPublications)/8B4547EB0B94076480256B67005B742A

Vommaro, Gabriel, and Armesto, Melchor. 2015. new politicians in the party, old politicians on the lists? Party recruitment and division of political labor in PRO in the Autonomous City of Buenos Aires. Open Past

Lanzamiento de la Red de Contratos Ecosociales

Patrocinado por: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): Instituto Interamericano del Niño de la OEA (IACI-OEA); Organización Internacional de Acogida Familiar (IFCO); Cátedra UNESCO de Bioética; Editorial Lvmen Hvmanitas; Buckner; Aldeas Infantiles SOS Argentina; Bodega El Tránsito; Consejo de Derechos del Niño de la Ciudad de Buenos Aires; Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado; Servicio Social Internacional; Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación; Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación; Presidencia de la Nación.

Los países latinoamericanos han ratificado instrumentos internacionales de derechos humanos que los obligan a tomar las acciones necesarias para defender el derecho de los niños a vivir en familia y en comunidad. El más importante de estos instrumentos es la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).

La CDN ha sido ratificada por todos los países de la región. En cuanto al derecho de los niños a una familia, es necesario abogar por la creación de políticas públicas para salvaguardarlo. El Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha llamado la atención sobre la necesidad de proteger a los niños de los numerosos riesgos de violación de derechos a los que están expuestos cuando se ven privados del cuidado familiar. Por ello, el debate mundial gira en torno a la creación de normas de derechos humanos que tengan como objetivo la protección de los niños en régimen de acogimiento alternativo.

El (anti)populismo irrumpe Las masas argentinas, la historia y

El orden constitucional no se ha visto alterado desde la vuelta a la democracia en Argentina. Los actores relevantes aceptan las instituciones democráticas como legítimas, pero hay signos crecientes de que su sustancia democrática está siendo cada vez más erosionada por los intereses del poder político. Las elecciones son en gran medida limpias, las libertades civiles están ampliamente protegidas y los tradicionales poderes de veto son comparativamente débiles. Los militares, responsables de seis golpes de Estado entre 1930 y 1976, se han retirado de la política. Los actores empresariales, como los sindicatos y la patronal, respetan sus límites de actuación definidos por la ley. Los cambios de gobierno en 2015 y 2019 fueron pacíficos y se produjeron dentro de las reglas de juego democráticas. Sin embargo, en 2020, con el nuevo gobierno de coalición peronista, estas reglas de juego han cambiado, superando la tradicional división entre reglas formales e informales, como entre la lógica de las instituciones y su aplicación en el trabajo diario de los políticos y los actores sociales. La progresiva transformación del presidencialismo en vicepresidencialismo y el consiguiente desprecio por el poder judicial está provocando cada vez más críticas de sectores de la sociedad, especialmente de la clase media amenazada por el declive social, y de los principales medios de comunicación.

Teo Santillán

?>