Instituto ramon llull palma de mallorca

#sensepèlsalallengua #plantemcara

Ramon Llull nació en Palma en 1232 o 1233 y, según la leyenda, murió frente a la costa de Mallorca en 1316. Era hijo de una distinguida familia de Barcelona que acompañó al rey Jaime I el Conquistador en la toma de la isla unos años antes (1229). Se casó en Mallorca (1257) y fue allí donde en 1262 tuvo la epifanía que le impulsó a cambiar radicalmente su vida; en 1265 peregrinó a Rocamadour y Santiago de Compostela para volver a la isla donde permaneció al menos hasta 1274.

En el transcurso de una dura vida de viajes, se detiene varias veces en su isla natal. En 1276 funda la escuela misionera de lenguas orientales en Miramar, en la costa norte. En 1299 decide regresar, tras veinte años de ausencia, e intenta convertir a los musulmanes de Palma que aún conservaban su religión. En 1300 escribe en Mallorca Cant de Ramon; al año siguiente se embarca hacia la lejana Chipre. En 1307 abandona Palma dirigiéndose a la ciudad argelina de Bejaia. Entre 1312 y 1313, tiene una nueva estancia en la isla durante la cual escribe Art abreujada de predicació; hace un testamento en abril de 1313, antes de dirigirse a Mesina (Sicilia) al mes siguiente. Muere a los 83 u 84 años a bordo del barco que lo trae de Túnez a Mallorca; su tumba está en la Basílica de Sant Francesc, en Palma. Ramon Llull siempre se identificó como «catalán de Mallorca».

Ramon Llull 1232 – 1315

En las historias de la lógica y de la informática que mencionan a precursores y pioneros, a menudo se menciona a Leibniz, el gran matemático y filósofo del siglo XVII, que fue uno de los primeros en intentar construir una calculadora mecánica, y que intentó formular una Mathesis universalis, Una especie de lenguaje científico que permitiera a dos personas resolver sus diferencias con sólo tomar un lápiz y un papel y decir: «Calculemos». Pero luego descubrimos que Leibniz obtuvo algunas ideas importantes de un personaje llamado Ramon Llull, que vivió en el siglo XIII, que era de un lugar llamado Mallorca y que pasó su vida tratando de convertir a musulmanes y judíos. Por si fuera poco, cuando ha aparecido en los tratados modernos ha sido como el típico genio romántico o, en su caso, místico medieval que no estaba bien de la cabeza. Incluso un hombre tan sensato como Martin Gardner (1982) lo califica de quijotesco y paranoico. Así que lo que Llull pretendía es una cuestión que, efectivamente, necesita un poco de aclaración.

Palma de Mallorca, España 2022 Paseo por la playa de la ciudad de Palma

El Metro de Palma de Mallorca une la ciudad de Palma con el campus universitario, que se encuentra en un entorno rural entre los barrios de Son Espanyol y Sa Garriga. Ocupa una superficie total de casi 100 hectáreas, 52 de las cuales formarán parte de una reserva natural de acuerdo con el inminente plan de construcción. A lo largo del límite noroeste del campus se encuentran las estribaciones de la Sierra de Tramuntán, que se convirtió en Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2010.

La universidad está financiada por el Gobierno de las Islas Baleares desde 1996 y cuenta con nueve facultades: la facultad de economía y empresa, la facultad de educación, la facultad de derecho, la facultad de medicina, la facultad de enfermería y fisioterapia, la facultad de filosofía y arte, la facultad de psicología, la facultad de ciencias y la facultad de turismo. También existe la Escuela Politécnica Superior, donde se puede estudiar arquitectura técnica, ingeniería informática, ingeniería técnica, ingeniería de telecomunicaciones, especialidad telemática, ingeniería industrial, especialidad electrónica industrial y matemáticas.

El Monasterio de Miramar (Mallorca)

Construido en un edificio tradicional del siglo XVIII con vigas de madera, bóvedas y paredes de piedra arenisca, cada apartamento moderno cuenta con habitaciones luminosas y una sala de estar con TV de pantalla plana. La cocina incluye un microondas y una cafetera. Algunos apartamentos tienen terraza o patio mallorquín.

El Hotel Ramón Llull proporciona toallas y ropa de cama, y el baño cuenta con artículos de aseo gratuitos y secador de pelo. Hay una gran variedad de tiendas, animados bares y restaurantes mediterráneos a 10 minutos a pie.

Construido en un edificio tradicional del siglo XVIII con vigas de madera, bóvedas y paredes de piedra arenisca, cada apartamento moderno cuenta con habitaciones luminosas y una sala de estar con TV de pantalla plana. La cocina incluye un microondas y una cafetera. Algunos apartamentos tienen terraza o patio mallorquín.

El Hotel Ramón Llull proporciona toallas y ropa de cama, y el baño cuenta con artículos de aseo gratuitos y secador de pelo. Hay una gran variedad de tiendas, bares animados y restaurantes mediterráneos a 10 minutos a pie.

Teo Santillán

Volver arriba