Instituto seguridad social bilbao

Máster especializado en salvaguardias nucleares – Evento de presentación

En este trabajo se exponen las últimas reformas introducidas en la acción protectora de la Seguridad Social para deducir si estos intensos cambios permiten concluir que existe una crisis de la Seguridad Social. Este concepto se entiende desde la perspectiva de que la Seguridad Social sea capaz, o no, de cumplir su misión histórica. Este trabajo tiene en cuenta las reformas legislativas realizadas en la Seguridad Social, junto con los cambios que se están produciendo, en forma de prestación de servicios en la nueva sociedad postcapitalista.

García De Cortazar, C. (2011). Jubilación. Soluciones nacionales a un problema europeo. en Asociación Española de Salud y Seguridad Social, La reforma de las pensionesen la Ley 27/2011, Laborum, Murcia.

Tortuero Plaza, J. L. (2014). Ley 23/2013, de 23 de diciembre, reguladora del Factor de sostenibilidad y del índice de Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social: Régimen jurídico. Relaciones Laborales, nº 5, 2014

Vicente-Palacio, A. (2012). La simplificación de la estructura del sistema de seguridad social. El final diferido de un extenuante maratón todavía inacabado. Revista Actuarios de Seguridad Social, no. IV.

Aivett Bilbao, EMSL en EMSL Integración 2020

ResumenDe ser un país tradicionalmente de emigración, España se convirtió en un país de inmigración en un periodo relativamente corto, alcanzando prácticamente al resto de países de Europa Occidental en cuanto a porcentaje de población de origen extranjero en 2010. La naturaleza híbrida de su régimen de bienestar, una combinación de regímenes de seguridad social y programas universalistas, determinó la elegibilidad de la población extranjera a cada régimen específico de protección social. En términos básicos, los extranjeros pueden acceder a los regímenes de protección social españoles a través de su participación en el mercado laboral (para los programas de seguros sociales), y de su residencia en el territorio español (para los regímenes basados en una lógica universalista). Los acuerdos internacionales firmados por España son un aspecto clave también para determinar los derechos de bienestar de los extranjeros, especialmente en el caso de los nacionales de otros Estados miembros de la UE y de América Latina. La fuerte dependencia de los regímenes contributivos, y el importante papel que desempeña la economía sumergida, dejan a los inmigrantes económicos (especialmente a los indocumentados) sin mucha protección social. La crisis económica iniciada en 2008 supuso un aumento de la vulnerabilidad de los inmigrantes, pero su utilización real de la asistencia social disminuyó debido a su acceso más limitado al mercado laboral formal y a las condiciones restrictivas de los regímenes de asistencia social específicos.

Arclight Beat | Instituto Tecnológico DigiPen Europa – Bilbao

Secretario General de la Asociación Internacional de la Seguridad Social desde 2005, Hans-Horst Konkolewsky ha promovido el concepto de seguridad social dinámica y es un destacado defensor de la dimensión social de la globalización.

Antes de su elección como Secretario General, Hans-Horst Konkolewsky fue durante 10 años Director de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, una institución tripartita de la Unión Europea con sede en Bilbao, España. Bajo su dirección, la Agencia se convirtió en el principal proveedor de información sobre seguridad y salud en el trabajo y en un impulsor clave de la promoción de una cultura de la prevención no sólo en Europa, sino en todo el mundo.

El Sr. Hans-Horst Konkolewsky, de nacionalidad danesa, también ocupó varios puestos de responsabilidad en el Ministerio de Empleo de Dinamarca y fue Director General Adjunto de la Autoridad Danesa del Entorno Laboral. El Secretario General tiene títulos de grado y postgrado de la Universidad de Aalborg (Dinamarca).

El Foro de Impacto Universitario. Carla Koppell

Descripción del proyecto La seguridad social en la OEP: una visión generalMuchas de las cosas que se aplican a otras organizaciones europeas y, en particular, a la Unión Europea, también se aplican a la Oficina Europea de Patentes (OEP). Lo mismo ocurre con las cuestiones y problemas relacionados con la seguridad social. Sin embargo, debido a su naturaleza específica, la OEP tiene sus propios problemas.

La OEP, la segunda organización europea más grande después de la Comisión en términos de número de empleados, es un organismo sustancialmente independiente, que no forma parte de la Unión Europea ni está vinculado a ella de ninguna manera como las agencias de la UE. Entre sus miembros se encuentran los 27 Estados miembros de la UE, pero también 11 Estados no pertenecientes a la UE. Tampoco es una de las Organizaciones Coordinadas, aunque existen o estaban previstos algunos vínculos[1].

A diferencia de otras organizaciones internacionales europeas, que dependen en su mayor parte de sus Estados miembros, la OEP se autofinancia por completo gracias a las tasas y derechos anuales generados por las patentes (solicitadas) e incluso genera dinero para sus Estados miembros. Al ser una organización típicamente científica y técnica, su visibilidad política es menor, por lo que la dirección y el Consejo de Administración, que representa a los Estados miembros, pueden operar relativamente lejos de la opinión pública.

Teo Santillán

Volver arriba