Luis garcia berlanga instituto

Las 10 MEJORES PELÍCULAS ESPAÑOLAS de la historia #cortos

Nació en Valencia en 1921. Luchó en el bando republicano en los últimos meses de la Guerra Civil española, y posteriormente formó parte de la División Azul. Tras su regreso de Rusia comenzó sus estudios de cine. Tras graduarse como director, realizó su primera película «Una Pareja feliz» en 1951. Al año siguiente estrenó «¡Bienvenido, Mr. Marshall!», una sátira grotesca de la sociedad española de la época, que fue premiada en Cannes. En los años sesenta realizó dos de sus películas más famosas: «Plácido» y «El verdugo», con guiones de Rafael Azcona. En 1978 fue nombrado presidente del Instituto Nacional de Cinematografía. También recibió el Premio Nacional de Cinematografía en 1981 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1986. Murió en Madrid en 2010.

Los secretos creativos de Pedro Almodóvar

Para conmemorar el nacimiento del cineasta valenciano, la Universidad CEU Cardenal Herrera ha organizado un congreso internacional titulado Mediterráneo, Fiesta y Carnaval, programado para los días 18, 19 y 20 de noviembre en el Palacio de Colomina.

Este evento ofrecerá un análisis en profundidad de las fiestas y el Carnaval en la filmografía del propio Berlanga, así como de otros directores de cine que han retratado el Mediterráneo en su obra, explorando su facilidad y alegría, pero con cierto grado de desolación. Organizadas por la Cátedra de Investigación Luis García Berlanga de la Universidad CEU Cardenal Herrera, las jornadas están dirigidas a educadores e investigadores; estudiantes de ciencias de la comunicación, cine y audiovisuales; y amantes del cine del director valenciano.

Si estás interesado, rellena el formulario de inscripción antes del 14 de junio y envía tu propuesta aquí. Las propuestas pueden estar relacionadas con cualquiera de las siguientes áreas temáticas Estilo de vida mediterráneo, Carnaval y fiestas populares, Análisis cinematográfico, Estética cinematográfica, Cine e Historu, Cine y Carnaval, y Música cinematográfica.

Joel Acrobacia Aérea

De joven, Berlanga decidió estudiar Derecho y luego Filosofía, pero en 1947 decidió ingresar en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid.

En su juventud se alistó en la División Azul en el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial para evitar el fusilamiento de su padre como político republicano[1][2] Su debut como director de cine fue en 1951 con la película Aquella pareja feliz en la que trabajó con Juan Antonio Bardem. Con Bardem, se le considera uno de los renovadores del cine español tras la Guerra Civil. Entre sus películas se encuentran varias relativas a la historia del cine español, como ¡Bienvenido Mr. Marshall! o El verdugo. En 1953, Bardem cofundó una revista de cine, Objetivo,[3] que existió hasta 1956.[4] Trabajó en siete ocasiones con el guionista Rafael Azcona.

Sus películas se caracterizan por el sentido de la ironía y la sátira de diferentes situaciones sociales y políticas. Durante el Estado franquista, su capacidad para burlar a la censura le permitió realizar proyectos atrevidos como Los milagros de los jueves.

La alegría infantil de William Blake.

Junto con Juan Antonio Bardem, Luis García Berlanga se erigió en la única figura significativa de la producción cinematográfica española de los años cincuenta. Alcanzó la fama internacional por primera vez como director de «Bienvenido Mr. Marshall» (1952), una comedia sobre la reacción de un pequeño pueblo español ante el Plan Marshall, que sacó al cine español de un letargo de quince años. Obtuvo una nominación al Oscar a la mejor película extranjera por «Plácido» (1961), sobre un camionero empobrecido, y recibió el Premio Internacional de la Crítica en el Festival de Venecia por «Ni en tu vida» (1963), que trataba de un antiguo ayudante de funeraria que se lo piensa mejor cuando sucede a su suegro como verdugo del pueblo. El mayor éxito comercial de Berlanga llegó con «La escopeta nacional» (1978), la primera de una trilogía de películas sobre los efectos farsantes de la democracia postfranquista en una familia aristocrática. También llamó la atención con «Jornada de puertas abiertas en la cárcel/Todos a la Carcel» (1993), en la que un ambicioso promotor propone un homenaje a los presos políticos.

Teo Santillán

Volver arriba