Nuevo instituto en teatinos malaga

Tasas de la escuela internacional de Málaga

En un par de días terminará 2017, y parece un buen momento para hacer un repaso de los principales proyectos de infraestructuras que se prometieron para este año por parte de las diferentes administraciones de la provincia de Málaga, y ver cómo van. Es cierto que no han sido muchos porque el Gobierno y la Junta de Andalucía siguen siendo reacios a gastar dinero y, en el caso de los ayuntamientos, la falta de recursos unida a los gobiernos en minoría o a las coaliciones con múltiples partidos han retrasado las aprobaciones de los presupuestos por lo que muy pocos proyectos se han llevado a cabo.

Como resultado, las grandes inversiones que están en marcha se pueden contar con los dedos de una mano: la salida de la autopista en Arroyo de la Miel para acabar con uno de los peores puntos negros de atascos de la zona (Gobierno), el avance del metro de Málaga hacia el centro de la ciudad, y dos institutos de secundaria (Junta) y, desde los ayuntamientos, el nuevo hospital comarcal de Estepona y varias promociones de viviendas sociales en Málaga capital. El resto están todavía atrapados en procesos burocráticos y estudios preliminares.

Colegios públicos en Málaga

El estudio granadino de Diego Jiménez López y Juana Sánchez Gómez, DJ arquitectura, ha recibido el encargo de eliminar estructuras obsoletas y rehabilitar instalaciones de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Málaga, en su campus de El Ejido, además de acondicionar y mejorar los patios para su correcto uso por parte de los alumnos. Los antiguos edificios de la escuela de ingeniería industrial, construcciones dispares levantadas en distintas épocas que formaban un conjunto desdibujado de patios y vacíos, se convirtieron en 2010 en la facultad de Bellas Artes.El proyecto trata de conectar los distintos edificios y facilitar el intercambio, el acceso y la circulación entre ellos convirtiendo los patios en vestíbulos. La fase inicial de la intervención consiste en dos operaciones, denominadas «la plaza» y «la tribuna doblada», que dotan a los vacíos existentes de un nuevo lenguaje.En este emplazamiento heterogéneo, la plaza se crea con un pavimento que aborda la cuestión del acceso a los edificios, restableciendo los niveles originales de las entradas mediante una topografía continua revestida de piedra portuguesa sin aglutinantes.La tribuna doblada es una estructura de hormigón armado -instalada en uno de los patios- que enlaza los distintos niveles con plataformas y escaleras de anchura variable. Además de los cementos estructurales de alta resistencia ahuecados para hacerlos ligeros y aumentar su inercia estructural, está ejecutada con aditivos impermeabilizantes y encofrados artesanales preparados por constructores locales.

Colegio bilingüe de Málaga

Las bases para la creación de esta institución superior ya estaban puestas porque Málaga contaba por entonces con la Escuela de Ingenieros, la Escuela Normal, la Facultad de Económicas -dependiente de la Universidad de Granada-, y el Seminario, donde se impartían materias filosóficas y teológicas.

El nacimiento de la Universidad estuvo marcado por un largo proceso, en el que destacaron la creación de la Escuela Universitaria de Málaga, que comenzó a funcionar en el curso 70/71 (dotada al principio de secciones de Ciencias, Letras, Medicina y Farmacia), y el decreto de creación de la Universidad de Málaga (junto a las de Córdoba y Santander), que se firmó el 18 de agosto de 1972 y se publicó en el Boletín Oficial del Estado el 30 de septiembre siendo éste el acto culminante del proceso de creación de la universidad.

En estos primeros años la ubicación principal de la universidad fue el campus del Ejido, aunque siguió contando con facultades en el centro de la ciudad o en diferentes barrios, como la Facultad de Medicina que fue la primera en ubicarse en el nuevo campus de Teatinos, futura sede de la universidad.

Las mejores escuelas de Málaga

Fundada en 1972 como respuesta a la indeseada condición de la localidad costera andaluza de ser la mayor ciudad europea sin universidad, la Universidad de Málaga ha compensado su tardío comienzo con un rápido crecimiento desde entonces.

Autodenominada «una universidad joven y en crecimiento que ha hecho de la docencia de calidad, la investigación de vanguardia y la transferencia de conocimiento su seña de identidad», se acerca a su medio siglo como una de las mayores universidades de España, con 35.900 alumnos en 2017.

Ha conservado el céntrico campus de El Ejido donde se formó tras la fusión de la Universidad Politécnica de Málaga, la Escuela Normal y la Facultad de Económicas, junto con las facultades de Economía y Empresa y de Medicina de nueva creación. También ha reforzado su presencia en el centro de la ciudad al adquirir el emblemático edificio de Correos y Telégrafos como Rectorado en 1993.

El Ejido sigue siendo el centro de economía, bellas artes y arquitectura, pero el grueso de la expansión y la actividad actual de una institución con 19 escuelas y facultades está en el campus suburbano de Teatinos, al oeste de la ciudad. También hay centros satélites en Ronda, que alberga la escuela de enfermería, y en Antequera.

Teo Santillán

Volver arriba